Hasta septiembre Madrid!!


Antes de mi marcha por la época estival quiero hacer recapitulación de estos primeros 9 meses en la capital.
Cuando llegué aquí todo me pareció demasiado grande, la gente iba como un cohete a todos lados y nada me sabía igual a mi querida tierra. Madrid no huele a sal, no sabe a flamenco, su banda sonora son cláxones, tacones y señales auditivas para anunciar las idas y venidas de los trenes. Todo me pareció confuso, agobiante, y hasta quise volver a mi tierra y sentarme en mi bar de siempre, con mi café y la inestimable compañía de Lily, una de mis mejores confesoras.

Pero sabía que no podía abandonar ahora que había decidido empezar una nueva etapa en mi vida, dejaba atrás a mis perritos tan leales y fieles, a mis comadres, a todos aquellos que siempre estuvieron a mi lado y aunque no me iba para siempre mi marcha suponía cambiar todo y empezar a vivir una nueva  atapa.
Aquí no conocía a nadie de la comunidad BDSM a excepción de un par de sumisos que habían venido a visitarme en alguna ocasión. Asique decidí unos meses después retomar mi andadura como Dómina profesional y en esa búsqueda conocí a algunas personas que me defraudaron y a otras que me enamoraron. Y aunque me considero muy afortunada por haber tenido la gran acogida que he tenido me siento un poco decepcionada al pensar que las personas que conocí al principio resultaron ser mas malas que el bicho que le pico al tren.
Pero en resumen puedo decir que las experiencias que he tenido, han pesado más las agradables y eso es lo que al final cuenta.
Espero que a la vuelta del verano todo siga igual que antes aunque ya han cambiado algunas cosas y nos toca a las jóvenes continuar la andadura de nuestras mentoras y maestras en mayor o menor medida, depende del caso ¡claro esta!
No se me olvida dar las gracias a Libertad, a bicho, por acogerme como a una sobrina mas, a Carlos y Mirta, por hacerme reír hasta el hartazgo y sacarme la
vena flamenca que llevo tan dentro, a Rafa Montesinos por aquella maravillosa velada en MetolCuatro donde tanto me divertí y me redescubrí  a mí misma, en una faceta olvidada muy atrás en el tiempo de la que bicho se encarga de refrescarme cada vez que me ve. Tendría que agradecerle a tanta gente tantas cosas que a riesgo de parecer más pesada que una borrachera de anís del mono me despido de todos vosotrxs hasta septiembre, a la vuelta os prometo un post con los grandes momentos pasados en mi tierra y algunas fotos.

 

Un abrazo muy grande y hasta septiembre BDSMeros!!!!!!

Dejar un comentario