¿Cómo fue la fiesta BDSM “1er aniversario”?


 

 Llegó el momento, doce meses, doce fiestas BDSM, doce noches llenas de magia. Cientos de personas que han pasado por ellas ya sean nuevos BDSMeros o ya tengan experiencia previa, Dóminas, Dominantes,sumisxs, fetichistas, swichs, sadomasoquistas, hedonistas y un largo etcétera han gozado en ellas, algunos asistentes han conocido a sus parejas en las fiestas, otros han hecho amigos pero sobre todo hemos compartido y hecho de ellas un ambiente sano, seguro ,erótico y fetish. Por que bien es sabido que no importa tu inclinación sexual, identidad de género o rol con el que te definas para pasarlo bien y rodearte de personas que no juzgan y son inclusivas.

Cuando comencé este proyecto, mi único objetivo era brindar a todx BDSMerx que quisiera conocer, jugar, aprender y socializar tuviera un local seguro, legal, con todas las licencias al día y adaptado para nosotros. Así que me lancé a la aventura con mis queridos chicos de Despoiler, dimos el pistoletazo de salida inaugurando las fiestas un nueve de abril de 2016 con una gran acogida por parte del público asistente. Lo cual me dio fuerzas para seguir con ello y en un momento me di cuenta que ya habían pasado doce meses y volvía a tener los nervios del primer día.

Llegó de nuevo abril donde celebramos por todo lo alto el primer año de vida. Hubo aforo completo, por lo cual algunas personas no pudieron acceder al local, aun así los chicos del Despoiler encargaron una megatarta BDSM y por mi parte monté el sorteo de un cofre de juguetes BDSM valorado en 150 euros que se componía de: una fusta de piel y fibra de vidrio, un pack de tres plugs anales fabricados en silicona médica, libre de látex y tóxicos, un antifaz de satén negro, un juego de pinzas japonesas en color negro y con cadenita, una rueda de watenberg de uso médico, velas específicas para juegos BDSM, un masajeador para el punto G bien potente, dotado de doce velocidades y fabricado al igual que los plugs anales en silicona médica, un mega-rollo de film transparente para las momificaciones corporales y uno más pequeño para las faciales, con sus correspondientes tijeras y dos pulseras de cuero hechas a mano con el triskel como adorno.  El afortunado que se llevó el cofre, fue un sumiso que por suerte de vida “la mano inocente” sacó su número de entrada a la fiesta. Después me dispuse a ofrecer unas breves palabras a los asistentes y más tarde soplamos la vela de tan particular tarta y ¡ale! todo el mundo a comerla. Como ya se sabe después de esto el que quiere se baja a jugar y el que no, se queda hablando o aprendiendo de los demás.
En resumen, fue una noche llena de emociones, juegos y felicidad donde todo el que quiso celebrar junto conmigo este primer cumpleaños, lo pudo hacer a excepción de los que se quedaron afuera por límite de aforo. Que tengo por seguro que en la fiesta de “Las perversiones de Disney” podrán pasarlo igual de bien.

 

Dejar un comentario